¿Por qué el nuevo presidente de Guatemala enfrentará grandes retos en la región? Nicaragua es una razón

Arévalo fue electo en segunda vuelta el pasado fin de semana y asegura que acabará con la corrupción en Guatemala.

  • 5:54 pm
  • Ago 22, 2023
República 18

Con la victoria de Bernardo Arévalo en la segunda vuelta de los comicios en Guatemala, los retos para este país centroamericano y la región son enormes. Centroamérica cuenta con una crisis de debilitamiento democrático y sus organismos, como el Parlamento Centroamericano o el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), desvían la mirada a las problemáticas de la región.

El futuro presidente confirmó que lo llamó el mandatario saliente, el derechista Alejandro Giammattei, para felicitarlo. “Nos sentaremos a realizar un cronograma del plan de transición”, explicó.

“Arévalo tendrá que dar muestras de esa lucha contra la corrupción. Una Guatemala próspera surgirá a partir del acorralamiento a las mafias y a los corruptos”, dijo a República 18 el analista internacional Napoleón Campos.

Hijo de un mandatario que dejó huella, Arévalo era el favorito del balotaje. Líder del partido Semilla, su amplio triunfo es atribuido a que generó esperanzas de cambio en un país sumido en la pobreza, la violencia y la corrupción, que inducen cada año a miles de guatemaltecos a emigrar.

“Él seguirá siendo una sorpresa, no solo porque su papá fue presidente. Una de las sorpresas es que, a pesar de todos los señalamientos al presidente saliente, Alejandro Giammattei, ya que no violó la constitución que prohíbe la reelección y él adelantó que iba a entregar el poder a quien fuera electo”, dijo Campos.

“Guatemala venía sufriendo un desmantelamiento de la democracia y una cooptación de órganos del Estado. Los sabotajes contra Arévalo ha sido expresión de esto”, puntualizó Campos.

La postura de Arévalo con la dictadura de Nicaragua

Arévalo de León, expresó su postura crítica al ser consultado sobre los gobiernos dictatoriales como Nicaragua y Venezuela.

Arévalo señala que habrá un cambio en comparación a los anteriores mandatarios guatemaltecos, que se han caracterizado por su silencio ante la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde el año 2018.

Pero es visto con aprensión por la élite política y empresarial que dirige el país, acusada de corrupción. La fiscalía intentó marginarlo del balotaje para impedir su llegada al poder.

A criterio del presidente electo guatemalteco el régimen de Ortega funciona como una monarquía.

Leer además: Investigación revela los acercamientos de influencia de Rusia con Nicaragua y otros países de la región

“Estamos absolutamente convencidos de que no hay democracia sin justicia social, y no hay justicia social sin democracia. De manera que los gobiernos que deben regir a los pueblos latinoamericanos son gobiernos democráticos y los gobiernos democráticos son los que son resultados de elecciones libres, abiertas y competitivas”, dijo Arévalo.

Al respecto, Campos expuso que le parece importante la postura de Arévalo frente a la dictadura.

“Me parece que un elemento importante es su planteamiento frente a otros regímenes, como el de Nicaragua. Él expresó su rechazo a Daniel Ortega y creo que su triunfo será un aire fresco en ese estira y encoge que sufre Centroamérica entre tiranía y democracia”, refirió Campos.

Le puede interesar: Marena castiga a ex directivos de zoológico nacional: prohíbe lanzar parque de avistamiento de tapires

Rompe el patrón de la región

A criterio de Campos, en la región centroamericana se observa un continuo debilitamiento de la democracia y la instauración de regímenes autoritarios.

“Si bien Arévalo estaba en el quinto lugar, el pueblo encontró en él esa salida a los gobiernos tiránicos que hay en Centroamérica. En El Salvador no van a respetar las cláusulas pétreas de la constitución, sino una interpretación de una sala espuria alrededor de las mismas”, dijo.

“Arévalo está comprometido a que Centroamérica sea una región de paz. Pero de momento, ningún país hace nada porque precisamente los jueces y los políticos han preferido mirar hacia otro lado porque tienen sus intereses con los gobiernos de turno”, añadió.