Unos 40 sacerdotes han dejado Nicaragua desde abril 2018, según informe

La tercera entrega del Informe, presentado por su autora y abogada Martha Patricia Molina arroja que el régimen ha ejecutado 529 agresiones a la Iglesia católica de Nicaragua

  • 8:17 pm
  • May 3, 2023
iglesia perseguida
República 18

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo echando mano de las fuerzas policiales y parapoliciales desde abril de 2018 —que surgió el estallido de la crisis sociopolítica en Nicaragua— ha ejecutado 529 agresiones a la Iglesia católica, arroja la tercera entrega del Informe Nicaragua ¿Una Iglesia Perseguida?, presentado por su autora y abogada, Martha Patricia Molina.

La arremetida contra la Iglesia, según revelan datos presentados en el informe, ha escalado en gran medida. En 2018, se registraron 84 agresiones; en 2019 fueron 80; en 2020 y 2021 las agresiones disminuyeron con 59 y 55 ataques, respectivamente; pero incrementaron en 2022 con 161 agresiones, y solo en el primer trimestre de 2023 —comprendido del 1 de enero al 31 de marzo— se han registrado 90 agresiones.

La investigadora señala en base al comportamiento de las agresiones que las hostilidades contra los líderes católicos, feligreses y creyentes no van a detenerse mientras los Ortega-Murillo se mantengan en el poder.

Le invitamos a leer: La Iglesia Católica en Nicaragua vive la Semana Santa en medio de ataques y restricciones a la libertad de culto.

La dictadura sandinista ha propiciado que alrededor de 40 sacerdotes a raíz de la crisis sociopolítica hayan dejado de Nicaragua por diferentes razones. Desde abril 2018 a marzo 2023 se han registrado 16 exilio de religiosos, tres expulsiones, ocho destierros, 10 prohibiciones de entrada y una negación de salida. Entre los afectados está un obispo, tres diáconos, dos seminaristas, dos laicos, el nuncio apostólico, y 20 sacerdotes.

La abogada Martha Patricia Molina a publicado dos entregas de sus informes sobre agresiones a la Iglesia Católica. Foto: Cortesía.

Molina utilizó el método científico de la sistematización para la redacción del estudio, y únicamente consideró incluir las agresiones publicadas por los medios de
comunicación independiente nacionales e internacionales, denuncias en páginas de redes sociales de parroquias, comunicados y notas de prensa de las diferentes diócesis del país o de la Arquidiócesis de Managua, organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, entre otros.

Los tipos de agresiones

Sobre la tipología de las agresiones, el informe indica que son diversas.

El régimen consumó 110 agresiones a templos, 32 cierres arbitrarios OSFL/Universidades/Medios de comunicación/Proyectos, 193 represiones a religiosos, 62 pintas y mensajes de odio, 5 hostilidades a la Santa Sede, 79 represiones a actividades de laicos y 48 prohibiciones de procesiones y actividades campales.

Son considerados agresiones a templos las profanaciones, robos, destrucciones y asedios por parte de paramilitares y miembros de la Policía Nacional que han utilizado, piedras, balas, morteros, entre otros artefactos incendiarios, también se registran corte de servicios básicos como agua, y energía.

Entre los 32 cierres arbitrarios incluye la clausura de 13 medios de comunicación, 10 Organizaciones Sin Fines de Lucro han sido clausuradas u obligadas al cierre por los impedimentos legales y técnicos ocasionados por las autoridades del Ministerio de Gobernación de Nicaragua, 1 Instituto y 6 proyectos sociales también fueron cerrados.

En las agresiones a religiosos se encuentra la vigilancia permanente con el objetivo de acosar, desprestigios, difamaciones, amenazas de muerte, intentos de homicidio, golpes, criminalización, procesos penales, destierros, expulsiones, prohibiciones de entradas y salidas al territorio nacional.

Entre las pintas y mensajes de odio, la autora asevera que “la pareja presidencial Ortega-Murillo, sus familiares, diputados y propagandistas que reciben dinero del
Presupuesto General de la República (PGR) y además utilizan los medios oficialistas para transmitirlos”.

En las hostilidades a la Santa Sede, presidida por el papa Francisco, el informe subraya las expulsiones, suspensión de relaciones diplomáticas, palabras ofensivas de parte del presidente Daniel Ortega Saavedra y asedios a las instalaciones de la Nunciatura Apostólica.

Mientras que en las represiones a actividades de laicos, refiere que las personas encargadas de los asedios también toman fotografías a los laicos para tener un registro de
quienes participan en las actividades religiosas. “Los laicos también han sido criminalizados”, apunta Molina.

Entre las prohibiciones de procesiones y actividades campales destacan lo vivido recientemente en Semana Santa 2023 —marcada por restricciones de libertad religiosa y culto— donde fueron impedidas 3, 176 procesiones en todo el país.

También, se han documentado agresiones en Arquidiócesis de Managua y en siete de las ocho Diócesis: 193 agresiones en la Arquidiócesis, 24 en la Diócesis de León, 132 Diócesis de Matagalpa, 13 Diócesis de Jinotega, 3 Diócesis de Siuna, 1 Diócesis de Bluefields, 6 Diócesis de Juigalpa y 47 Diócesis de Estelí.