Alcadías en Nicaragua bajo control absoluto del régimen, que se asignó las 153 municipalidades

El organismo Urnas Abiertas señala que hubo una abstención del 82%. Estas votaciones son consideradas por la oposición en el exilio como una “farsa” al anularse la competencia electoral.

  • 5:49 pm
  • Nov 7, 2022
votaciones alcaldías Nicaragua
República 18

En unas cuestionadas elecciones municipales el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) se adjudicó este domingo las 153 alcaldías que existen en Nicaragua, en un proceso que fue marcado por una alta abstención ciudadana y el rechazo de la comunidad internacional. Con el control total de las municipalidades del país, Daniel Ortega completa su totalitarismo.

El organismo Urnas Abiertas señala que hubo una abstención del 82%. Estas votaciones, que son consideradas por la oposición en el exilio como una “farsa” debido a que, al igual que en 2021, no hubo competencia electoral. También estuvieron marcadas por irregularidades en el proceso, según denuncia de organizaciones de sociedad civil.

El régimen tampoco permitió observación electoral independiente. Las únicas tres instituciones acreditadas por el CSE fueron el Consejo Nacional de Universidades (CNU), Procuraduría General de la República (PGR) y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), las cuales están sometidas al control partidario del FSLN y carecen de credibilidad.

El politólogo Edgard Blanco señala que en Nicaragua legalmente no existe un partido único porque no está establecido en el sistema electoral. Pero de facto el Frente Sandinista sí lo es. “Solamente hay un partido que llega al poder. Los demás básicamente son satélites. El Frente Sandinista no solo es un partido único, sino que también es totalitario y autoritario”.

Blanco, también integrante de la Unidad Juvenil y Estudiantil, quien se encuentra exiliado por persecución política en Costa Rica, sostiene que “con la adjudicación de las 153 alcaldías, lo que va hacer el Frente Sandinista es ir afianzando y creando el camino idóneo para la creación legalmente de este partido único”. El especialista agrega que Cuba y China son ejemplos de partido único. “En Cuba incluso es legal este sistema”, dice.

Otras noticias destacadas: Nicaragua vive una de las peores «crisis de derechos humanos en el hemisferio», denuncia la directora de Amnistía Internacional en América

El politólogo puntualiza que lo ocurrido este domingo en Nicaragua es una completa destrucción del sistema de autonomía municipal, en donde no habrá alcaldes sino una especie de delegados municipales. Asimismo, señala que la crisis sociopolítica a la que ha llevado Daniel Ortega a Nicaragua, “lamentablemente va a seguir encareciendo el costo de la vida.

En San José, Costa Rica exiliados nicaragüenses protestaron contra la “farsa electoral”.

Ninguna de las alcaldías en Nicaragua para partidos colaboracionistas

En las elecciones municipales de 2017, el Frente Sandinista se quedó con 135 alcaldías. Las otras 18 fueron ganadas por Ciudadanos por la Libertad (CxL), el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN). El primer informe del Consejo Supremo Electoral (CSE), dado a conocer la mañana de este lunes, muestra que esas 18 alcaldías ahora pasan a ser controladas por el FSLN.

Enrique Martínez, miembro de la Unidad Juvenil y Estudiantil (UJE), señala que “estadísticamente es imposible que un partido político gane todas las alcaldías de un país. Ni ellos mismos se creen el circo electoral. Estos son los primeros pasos de la consolidación del partido único en Nicaragua”.

El Poder Electoral no otorgó ni una sola alcaldía a los partidos colaboracionistas. “No alcanzó nada para el zancudismo”, dice Martínez.

Los partidos colaboracionistas

Los cinco partidos que participaron en estas votaciones con el Frente Sandinista son los mismos que lo acompañaron en los comicios del año pasado, a los que la población llama “colaboracionistas” o “zancudos”: Alianza por la República (APRE), Partido Liberal Independiente (PLI), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el partido regional Yatama.

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) denunció este lunes en un comunicado que la dictadura “en su afán por lograr alguna afluencia a las urnas y, en consecuencia, intentar dar alguna legitimidad a la farsa, en los días previos encarceló al menos a 19 personas, chantajeó y presionó a ciudadanos independientes, ordenó a trabajadores del Estado, a soldados y policías, para que participaran de la farsa. Pese a ello la ausencia de la población fue notoria”.

La organización política detalló que “en Nicaragua no hay elecciones bajo el orteguismo. No las puede haber mientras hay más de 220 personas presas políticas y las libertades ciudadanas están conculcadas, mientras se mantiene un Estado policíaco de facto y decenas de miles de nicaragüenses se exilian y migran por razones políticas”.