Nicaragua vive una de las peores “crisis de derechos humanos en el hemisferio”, denuncia la directora de Amnistía Internacional en América

Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional en las Américas, llama a la comunidad internacional a realizar esfuerzos más contundentes para ayudar a los nicaragüenses a encontrar justicia.

  • 7:07 pm
  • Nov 4, 2022
Erika Guevara Nicaragua
República 18

Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, denuncia que actualmente Nicaragua atraviesa una de las peores crisis en materia de derechos humanos en el hemisferio, debido al control total que ejerce sobre la ciudadanía la dictadura de Daniel Ortega, en el poder desde el año 2007.

Guevara Rosas sostiene que “la población sigue sometida al terror de la represión violenta del régimen, que ha hecho uso de las fuerzas de seguridad y de grupos parapoliciales para instaurar una política de miedo. Las personas no tienen derecho a sus libertades mínimas”.

Noticias relacionadas: Defensoras de derechos humanos en Nicaragua han sufrido desde 2018 más de 2,400 agresiones por parte del Estado

Desde un foro en Guatemala, en entrevista con República 18, la especialista en derechos puntualiza que la crisis en Nicaragua se debe principalmente al cierre de cualquier participación democrática. Esto, dice, ha desencadenado la cacería de cualquier voz disidente y de cualquier opositor que sea visible.

Nicaragua con “grave” crisis

“Sabemos que el régimen de Daniel Ortega ha cooptado todos los espacios de participación, ha desmantelado las instituciones del Estado y el Estado de Derecho para hacerse con el control absoluto del poder político”, indica Guevara Rosas.

Nicaragua vive una de sus peores crisis en tiempos de paz. Desde 2018 fueron asesinadas unas 355 personas, según constató la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El régimen de Ortega mantiene a unas 220 personas presas políticas, 7 de los cuales son exprecandidatos a la presidencia.

Respecto a ello, Guevara Rosas señaló que “en Nicaragua se han cometido no solo gravísimas violaciones de derechos humanos, sino también, crímenes de lesa humanidad”.

Asimismo, la crisis sociopolítica ha provocado la salida de unos 180 mil nicaragüenses, quienes han solicitado asilo en países como Costa Rica, España y Estados Unidos, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Otras noticias: Remesas familiares: La principal fuente de ingresos de Nicaragua en lo que va de 2022

En su afán por controlar todo en el país, la dictadura ha mandado a cerrar unas 2, 575 organizaciones no gubernamentales en su mayoría gremiales, de promoción social e internacionales, de acuerdo con informes del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más.

“Esfuerzos más contundentes”

Guevara Rosas señala que el trabajo de la comunidad internacional sigue siendo fundamental, principalmente en un país donde todos los poderes del Estado son controlados por Ortega y cualquier voz disidente es perseguida.

Sin embargo, hace un llamado a que “la comunidad internacional tiene que redoblar los esfuerzos. Pero también tener esfuerzos más contundentes”.

“No solo para denunciar la situación de violaciones de derechos humanos, sino también para buscar, a través de todos los canales y los mecanismos, que se garantice la justicia para las víctimas de estas violaciones”, agregó.

Guevara Rosas fue enfática en que la comunidad internacional debe de garantizar la continuidad de la investigación de violaciones de derechos humanos que ocurren en Nicaragua, así como promover la garantía de justicia para las personas violentadas.

Erika Guevara Rosas durante el Foro de Derechos Humanos en Guatemala