Procesos judiciales como herramienta de represión

El Observatorio Contra la Tortura detalla que en ese período pudieron documentar la captura de al menos 66 personas acusadas de conspiración o menoscabo a la integridad nacional.

  • 12:11 am
  • May 31, 2022
Protesta por procesos judiciales
República 18

Los procesos judiciales que se llevan a cabo en Nicaragua contra los presos y presas políticas son un método de “castigo y agotamiento”.

Así se refiere el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más en su VI Informe del Observatorio Contra la Tortura.

Procesos judiciales instrumento del Ejecutivo

El Colectivo de Derechos Humanos hace referencia a las detenciones arbitrarias que ocurrieron en el país entre junio y noviembre del año 2021.

En ese período fueron detenidos los principales representantes de la oposición nicaragüense quienes no pudieron participar en el proceso electoral celebrado en noviembre de ese mismo año.

Otras noticias: Día de la madre en Nicaragua: profundo dolor y vacío para hija de presa política

Además de personalidades políticas fueron detenidos personas de prensa y líderes empresariales que participaron en el proceso de Diálogo Nacional.

El Observatorio Contra la Tortura detalla que en ese período pudieron documentar la captura de al menos 66 personas acusadas de conspiración o menoscabo a la integridad nacional.

Así como ser responsables de difundir información falsa o mal intencionadas.

Presos políticos son “pre juzgados” con descalificativos

El informe también destaca la tardanza de los procesos judiciales pues, se establece un total de 90 días de cárcel para los detenidos hasta que inicie su juicio.

De igual manera destaca el vocabulario utilizado por el sistema judicial que es muy similar al utilizado por los agitadores del régimen para descalificar a los opositores.

“También se evidencia, que esta institución es un instrumento político de esta represión gubernamental al no solo incluir un ataque frontal hacia la reputación, la dignidad y la presunción de inocencia de las personas presas políticas”, detalla el informe.

De igual, esto se podría tomar como un prejuzgamiento y condena anticipada que es observado en el 100% de los procesos.

En Nicaragua “las personas administradora de justicia han perdido total independencia e imparcialidad, lo cual indefectiblemente les ha llevado a no garantizar los derechos y garantías a las personas presas políticas”, continúa.

Jueces a la medida y procesos judiciales secretos

Y para garantizar los procesos judiciales favorables para el régimen los jueces son seleccionados por su obediencia al partido de gobierno y no por su capacidad intelectual.

“Desde el inicio de estos juicios en 2018, estos funcionarios/as no solo garantizaron la falta de un debido proceso, sino que, además, permitieron el deterioro en la salud de las personas presas políticas”.

Además algo característico de los procesos judiciales contra las personas presas políticas es la nula publicidad de los procesos judiciales.

Puesto que en muchos de ellos se han llevado a cabo en las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial, mejor conocido como “el Chipote”.

Es decir, que las presas y presos políticos son juzgados en el mismo lugar donde guardan su sentencia.

En Nicaragua existen 182 personas presas políticas que guardan prisión desde el año 2018, cuando la ciudadanía salió a las calles en sendas manifestaciones contra el régimen de Daniel Ortega.