Madres de abril piden no olvidar a sus hijos asesinados

Las madres de abril piden levantar una cruz este 30 de mayo y vivirlo como día de “luto nacional” por todos los asesinados durante las protestas en Nicaragua.

  • 6:15 pm
  • May 16, 2022
Madres de jóvenes asesinados
República 18

Las madres de los jóvenes asesinados por agentes estatales y paraestatales durante las protestas que iniciaron en abril de 2018 en Nicaragua pidieron al pueblo nicaragüense declarar este 30 de mayo día de “luto nacional”.

Además las integrantes de la Asociación Madres de Abril (AMA) piden mantener la resistencia desde las diferentes trincheras para esclarecer la verdad e impedir la impunidad, que prevalece en en el país, ante mentira del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo y su negación de reconocer los crímenes de lesa humanidad cometidos.

El llamado lo hacen a 14 días de conmemorar la masacre del 30 de mayo del año 2018, cuando fueron asesinadas más de una docena de personas a manos de paraestatales y policías, entre ellos Francisco Reyes Zapata, hijo de Guillermina Zapata, quien aún mantiene intacto el saludo triste con la que la felicitó Francisco por el día de la madre nicaragüense.

Ese día, alrededor de un millón de personas marcharon por las principales calles y avenidas de Managua, capital de Nicaragua bajo la consigna de “justicia” y “libertad”, más no sabían lo que el régimen tenía planeado.

La llamada “madre de todas las marchas” fue una manifestación multitudinaria a la que acudieron cientos de miles de personas de diferentes partes del país.

Cruces que representan a los jóvenes asesinados el 30 de mayo de 2018

Cuando los manifestantes se encontraban concentrados entre la Universidad Centroamericana (UCA) y la Universidad de Ingeniería (UNI), agentes estatales y paraestatales abrieron fuego desde el Estadio Nacional.

Al instante, jóvenes manifestantes empezaron a caer al suelo con disparos en el tórax y la cabeza, también unas 200 personas resultaron heridas en diferentes puntos del país.

Otras noticias: Presos políticos en el sistema penitenciario en peores condiciones

Por su parte, un informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que fue invitado a analizar lo sucedido en Nicaragua, obtuvo testimonios que reportaban la existencia de francotiradores.

“En los videos analizados se aprecian acciones combinadas entre civiles armados y miembros de la Policial Nacional, todos ellos portando armas de fuego, inclusive armas de guerra”, cita el informe de los expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Asesinados por la orden de “disparar a matar”

“Nuestros hijos fueron asesinados por los Ortega-Murillo bajo la orden de disparar a matar, con tiros certeros, disparos por las fuerzas policiales y paramilitares, apoyados por las turbas sandinistas con alevosía y ensañamiento por haberse unido a una lucha cívica”, dijo por su parte doña Susana López integrante de la Asociación Madres de Abril (AMA)

Ella es madre del joven, Gerald Vásquez, quien fuera asesinado de un disparo por agentes paraestatales en las trincheras de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), Gerald tenía 18 años de edad.

“Hoy reiteramos el llamado a la unidad y a la solidaridad, demostrando como nunca en Nicaragua ese 30 de mayo que el régimen trató de sepultar… declaramos luto nacional, ante la negación del régimen de investigar los crímenes de lesa humanidad”, agregó.

Las madres de abril igual manera se declararon en resistencia activa en contra de la impunidad que promueve el régimen de Daniel Ortega, hasta que los culpables sean sancionados y llevados ante los tribunales de justicia.

Madres de jóvenes asesinados por el régimen piden conmemorar este 30 de mayo en Nicaragua

“Le pedimos al pueblo de Nicaragua que este 30 de mayo levantemos una cruz por nuestros hijos asesinados”, agregaron madres de abril desde San José, Costa Rica.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) registra al rededor de 320 asesinados en Nicaragua durante las manifestaciones que iniciaron en abril de 2018, en todos sus informes el principal responsable es el Estado nicaragüense quien no ha investigado ninguno de los crímenes.

De igual manera, en Nicaragua existen más de 170 personas privadas de libertad por razones políticas, dos ya han fallecido en la cárcel, uno por un disparo y otro al no recibir la atención médica necesaria.