ONU condena cierre de organizaciones en Nicaragua

Bachelet afirmó que los Estados tienen la obligación de respetar y proteger la libertad de las organizaciones en Nicaragua.

  • 12:13 am
  • May 10, 2022
República 18

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, OACNUDH, Michelle Bachelet, brindó un informe sobre las organizaciones de la sociedad civil que han sido ilegalizadas por diputados sandinistas de la Asamblea Nacional de Nicaragua.

Hasta el cierre de esta publicación sumaban 159 cancelaciones de personerías jurídicas en Nicaragua desde que inició la crisis sociopolítica en abril de 2018.

Cierre de organizaciones en Nicaragua a la orden del día

“Desde 2018 comenzó una arremetida contra las organizaciones de la sociedad civil (OSC) en Nicaragua con la cancelación de la personalidad jurídica de 9 de ellas, varias dedicadas a la promoción y defensa de los derechos humanos”, detalla el informe.

De acuerdo al informe presentado por Bachelet, en lo que va de 2022, la Asamblea Nacional ha cancelado masivamente a estas organizaciones. Según el informe, en total son 87, hasta mayo de este año.

“Se está viviendo el periodo más álgido. Se han promulgado leyes que, lejos de utilizarse para dar una base jurídica a las ONG y garantizar sus derechos, han servido para mantenerlas bajo un estricto control y se las ha utilizado arbitrariamente para legitimar la adopción de medidas jurídicas contra ellas”, reza el informe.

Asimismo, asegura que desde 2018, el régimen canceló ocho categorías de organizaciones, entre las que figuran tres partidos políticos que no pudieron participar en las cuestionadas elecciones del 7 de noviembre de 2021.

República 18: Ortega se reunió con delegación iraní que visita Nicaragua

“Entre las universidades afectadas figura la UPOLI, símbolo de las protestas estudiantiles de abril de 2018, que fue estatizada el 7 de febrero. Se convirtió en la Universidad Nacional Politécnica, centro de educación superior del Estado”, precisó.

Además, detallan que 59 organizaciones médicas han sido cerradas en plena pandemia de covid-19.

Doce organizaciones de mujeres canceladas

El informe de la ONU, agrega que al menos doce organizaciones ilegalizadas, promovían y protegían los derechos de las mujeres.

“En 2021, el Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales manifestó preocupación y recomendó a Nicaragua tomar medidas respecto a los estereotipos de género que continúan arraigados en la sociedad, al alto número de mujeres trabajando en el sector informal, al abuso y explotación que sufren las mujeres en algunos sectores laborales, a la elevada tasa de embarazos adolescentes, y al incremento de abortos inseguros”, indicó la ONU.

Bachelet afirmó que los Estados tienen la obligación de respetar y proteger la libertad de asociación de los ciudadanos, también en el contexto electoral, incluidas las personas que tengan opiniones disidentes.

República 18: Cancelación de ONG en Nicaragua deja a mujeres en total indefensión

“El derecho a la libertad de asociación, en relación con la sociedad civil, contribuye a afrontar y resolver cuestiones de importancia para la sociedad, como el medio ambiente, el desarrollo sostenible, la prevención de la delincuencia, la trata de personas, el empoderamiento de la mujer, la justicia social, la protección del consumidor y la efectividad de todos los derechos humanos”, explica la ONU.

Miembros de fundación condenados

Al mismo tiempo, precisaron que 4 personas de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro tienen condenas por el supuesto delito de “lavado de dinero”, entre estos la directora Cristiana Chamorro.

“En mayo de 2021, la directora de la fundación (y precandidata a la presidencia de la República), tres empleados de la organización y el hermano de la directora están bajo cargos de lavado de dinero y delitos conexos”, señala el informe.

Además, detalla que en marzo, la Asamblea Nacional canceló la personalidad jurídica de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro y las cinco personas cuentan con penas de prisión de hasta 13 años, multas millonarias e inhabilitación para ejercer cargos públicos en juicios en los que no se respetó el debido proceso”, refiere el informe.