Vacunas rusas y cubanas rechazadas por médicos en el exilio

Organización médica en el exilio denuncia que Nicaragua está infringiendo las medidas bioéticas internacionales al suministrar las vacunas cubanas Soberana 1 y 2; y Abdalá a niños mayores de 2 años.

  • 10:19 pm
  • Oct 26, 2021
vacunas cubanas y rusas aplicadas en Nicaragua

La Asociación de Médicos Nicaragüenses en el Exilio (AMEN), integrada por médicos independientes que se vieron obligados a salir por amenazas del régimen de Daniel Ortega, criticaron la administración de vacunas no aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a menores de edad y jóvenes entre 18 y 30 años. 

Según la organización médica, Nicaragua está infringiendo las medidas bioéticas internacionales al suministrar las vacunas cubanas Soberana 1 y 2; y Abdalá a niños mayores de 2 años.

“Organizaciones científicas de Venezuela, entre ellas la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, y las academias nacionales, el Centro Nacional de Bioética, la Asociación de Investigadores del IVIC, los Médicos Unidos de Venezuela, la Sociedad Venezolana de Puericultura, la Sociedad Venezolana de Infectología, han expresado preocupación, denunciado y rechazado el uso de estas vacunas cubanas en la niñez de su país”, señala el pronunciamiento.

Vacunas a “cuentagotas”

La organización también criticó el lento proceso de vacunación en Nicaragua, que hasta el momento alcanza el 5,5% de su población vacunada.

“Denunciamos que el Gobierno haya administrado a cuenta gotas las vacunas en los últimos meses, ofreciendo a partir de esta semana, en función de sus intereses políticos electorales, la apertura de 1,080 puestos de vacunación, habiendo sido negligente al no ofrecer ese mismo número desde el inicio de la vacunación”, señaló.

Al respecto, un especialista en salud pública consultado bajo condición de anonimato, dijo a República 18, que la decisión de vacunar “a cuentagotas” a la población obedece a intereses políticos.

“Nicaragua cuenta con amplia experiencia en vacunación. Lo que pasa es que se ha politizado y se ha encontrado en la vacunación un arma eficaz para la propaganda política”, dijo el especialista en salud pública.

“El retraso del gobierno en asumir sus responsabilidades ante la pandemia, y recientemente ante la vacunación, ha implicado miles de casos de infecciones de covid19 y la pérdida de miles de vidas por esta causa”, añade por su parte la organización médica.

Nicaragüenses continúan llegando a Honduras

Mientras el Ministerio de Salud (Minsa) continuó la administración de vacunas rusas y cubanas, una buena parte de nicaragüenses prefirieron llegar a puestos de vacunación en Honduras para inocularse con la vacuna Pfizer.

“Hice fila desde las cuatro de la mañana, casi. Una de mis amigas no se pudo vacunar hoy, porque  un poco antes de su turno  ya tocaba cerrar el puesto de vacunación”, dijo una ciudadana nicaragüense a República 18 bajo condición de anonimato.

“Hay una gran cantidad de vehículos que la gente los deja en El Espino, Nicaragua, para cruzar a pie, en triciclo o en caballo por una finca, en el caso de ir ilegal. Yo me fui por la frontera y ayer no estaban pidiendo ningún tipo de documento”, añadió.

Por su parte, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, anunció la habilitación de más puestos de vacunación para nicaragüenses y el inicio de una coordinación con las autoridades del país vecino para continuar las jornadas de inoculación.

“La solidaridad y hermandad de los hondureños traspasa las fronteras. Habilitamos punto de vacunación en frontera con ???????????????????????????????????? para aplicar de 250 a 500 dosis al día contra el Covid-19 a nuestros hermanos nicaragüenses”, dijo Hernández.